Consejos iniciales para jugar la Ruleta en un casino online

Los sentimientos y la ruleta

Algunos jugadores de ruleta en casinos online dicen que este juego de azar es tan fácil de jugar que lo más difícil no es conocer las reglas, hacer las apuestas adecuadas o seguir una estrategia definida; no, para estos jugadores lo más complicado de apostar en la ruleta es saber controlar las emociones. ¿Quién lo iba a decir, verdad?

Para tratar de entender mejor esto veamos un ejemplo típico. Un jugador se conecta a un casino online y decide jugar a la ruleta porque es un juego que ya conoce y además tiene la acorazonada de que le va a ir bien. Comienza a jugar y decide empezar apostando pocas fichas; además no apuesta a números específicos sino que empieza a apostar simplemente a rojo o a negro. Después de un rato de seguir esta estrategia le va tan bien, que decide subir sus apuestas; y la fortuna parece estar de su lado porque sigue teniendo ganancias. Y ahora es cuando sus sentimientos le traicionan.

El jugador se siente eufórico y pletórico y piensa que realmente ese es su día para jugar a la ruleta por lo que nada puede salir mal. Así, con esa confianza que ha ido agarrando poco a poco, decide cambiar su estrategia y comenzar a apostar a números específicos para ganar más dinero. Y su error en el cambio de estrategia le empieza a pasar factura porque comienza a perder con mucha más frecuencia; y cuando gana, no obtiene ni siquiera lo que ha perdido durante los últimos giros. Por lo que después de un rato, este jugador que estaba pletórico y ganando con una estrategia que le funcionaba muy bien, se encuentra que ha perdido todo lo que ganó al principio y además ha seguido perdiendo más dinero. ¿Qué ha pasado? ¿Debemos culpar al cambio de estrategia por su fracaso?

En parte es cierto que la culpa la tiene el cambio de estrategia, pero, ¿qué provocó su cambio de estrategia? Simplemente sus sentimientos, ya que el jugador se sentía eufórico porque estaba ganando y esta euforia llamó a una mala compañera llamada avaricia que fue la que realmente hizo que el jugador perdiera en la ruleta.

Con esta ejemplo simplemente queremos explicar que para poder ganar en la ruleta, o en cualquier otro juego de azar, los sentimientos deben estar bajo control en todo momento. Si no hacemos esto podemos caer en errores que nos pueden hacer perder mucho dinero; como por ejemplo cambiar de una estrategia a otro. Recuerde, el mejor jugador de ruleta no muestra sus sentimientos aunque esté jugando en un casino online.